Sobre esta colección

 

¡Bienvenidos a mi exposición online de videoconsolas!

 

Para movernos por las diferentes secciones de esta Web tendremos que utilizar el Menú de Navegación.

 

Al clicar sobre alguna de las opciones del menú, veréis que se irán desplegando los distintos apartados y subsecciones que se compone este sitio Web.

 

 
Mi colección de videoconsolas la he dividido en 2 grandes grupos: Videoconsolas de sobremesa y Videoconsolas portátiles. Estas 2 categorías, a su vez, están subdivididas por generaciones. Para cada generación correspondiente, se desplegarán todas mis consolas disponibles.

 

El resto de aparatos de mi colección, que no se pueden catalogar por criterios generacionales, los he incluido en un tercer grupo llamado: Juguetes electrónicos. Este grupo, a su vez, está subdivido en cinco subgrupos (dependiendo de la tipología de la máquina). Si clicamos sobre alguno de estos subgrupos aparecerá, bajo la pestaña pulsada, todos los "Juguetes electrónicos" que dispongo de ese tipo concreto.

 

Por último, si queréis ver de forma clara y esquemática (a modo de índice) todos los apartados y subapartados de esta Web, podéis consultar el Mapa del sitio (tenéis este enlace, siempre disponible, a la parte inferior de todas las páginas de este sitio).

 

 

Un poco sobre mí: 

 

Me llamo Humbert Sanz i Vaqué. Desde pequeño, como mucha gente de mi generación, siempre me ha gustado trastear con todos los aparatejos electrónicos que tenía a mi alcance. Nací en mayo de 1972, la misma fecha que apareció la primera videoconsola doméstica de la historia: la Magnavox Odyssey (ver imagen animada del encabezamiento).

 

Mi primera videoconsola de sobremesa fue la VideoMaster SportsWorld (1978). Se trata de una versión del Pong, catalogada oficialmente. Se compone de 10 videojuegos deportivos (de primera generación) a todo color.

 

Imagen promocional de las consolas VideoMaster
Imagen promocional de las consolas VideoMaster

 

Mi primera videoconsola portátil fue el videojuego electrónico portátil: Shuttle Voyage (1982), de la marca Tronica. Se trata de una LCD hand held, parecida a las Game & Watch de Nintendo.

 

Mi primer Juguete electrónico fue el Coleco Computer Electro (1982). Es un juego de preguntas (mediante un libro) con las respuestas (Sí/No) controladas por una máquina.

Mi primer ordenador doméstico fue el Sinclair ZX Spectrum 48K (versión plus), me lo compraron en 1986. Con él aprendí a programar en Basic y logré sacarle todo el provecho posible hasta que, en 1991, lo dieron definitivamente de baja… Sin el Spectrum en el mercado me sentí defraudado… empezaba una temporada de mi vida sin demasiada afición por los videojuegos.


Sinclair ZX Spectrum 48K (versión plus), 1984
Sinclair ZX Spectrum 48K (versión plus), 1984

 

Casi una década después, a finales de 1998, me compré (de pura casualidad, en un bazar paquistaní) una Game Fighter: curiosa portátil apaisada, clónica de la Nintendo Game Boy que, lamentablemente, ya no conservo... (si sabéis donde puedo encontrarla, por favor, poneros en contacto conmigo, os lo agradeceré infinítamente).

 

Game Fighter (clónica de Nintendo Game Boy)
Game Fighter (clónica de Nintendo Game Boy)

 

Eso de jugar con los viejos juegos de Game Boy me gustó... y no tardé en adquirir la portátil de Nintendo de aquellos momentos: la Game Boy Color (¡vaya cambio!).

 

A partir de ese momento, poco a poco, he vuelto a meterme dentro de este mundo de los videojuegos. Y, sin prisas, me ido haciendo con (al menos) un representante de cada generación de videoconsolas: tanto de sobremesa como en portátiles.

 

¡Me encanta la marca Nintendo!, su filosofía la podríamos resumir como: siempre innovar y divertir pero ajustando los precios. Debido a esta admiración, mi colección (tanto de sobremesa como en portátiles) se ha centrado con la adquisición de las maquinas de esta empresa, presente en el mundo de los videojuegos desde finales de la primera generación.

 

Nintento friends
Nintento friends

 

Evidentemente, a parte de Nintendo, también dispongo de otras marcas de videoconsolas (y, poco a poco, va aumentando la colección): Las pioneras por algún motivo, las más punteras en la historia de los videojuegos o, simplemente, las que han sido importantes en mi vida...

 

Este bonito hobby que tengo me ha dado muchas satisfacciones. Una de ellas poder conocer a estudiosos y coleccionistas de videoconsolas de todo el mundo.

 

¡Que comience el show!